1998 Navegando en el pasado

Hola creo que no los había saludado hace mucho tiempo, pero hoy es tiempo de decir que estoy lista y quiero compartir con ustedes el libro que escribí hace casi un año. Publicare el libro en todas las entradas que sean necesarias, y ustedes podrán leerlo en orden ya que tendrá una categoría especifica, si mi libro le gusta o tienen una opinión al respecto pueden dejármelo saber en los comentarios me encantaría saber que opinan eso es realmente importante para mi. Este es el primer libro que he escrito y jamas se lo he enseñado a otra persona. Este es el primer Capitulo

Navegando en el pasado

1998

Siempre me gusto vivir aquí rodeada de paisajes que te hacen sentir que el alma quiere salirse y quiere esparcirse en cada pequeño rincón ser parte de los colores y hasta de la mas hoja seca que conforma los hermosos paisajes, el agua siempre será algo que mi cuerpo amara sentir por la eternidad si existiera, porque es donde todas mis emociones se disparan y chocan tanto entre si, que el dolor y la soledad es algo que ya no me atemoriza tanto.

Vivo sola quede completamente sola ellos se alejaron, y yo después de ponerlos a ellos en primer lugar antes que la poca familia que tenia, me case locamente enamorada a los 16 años,  el juro estar siempre conmigo y yo sentía morir si el no estaba, pero después de 1 año nos odiamos tanto que cada quien eligió un distinto camino, uno muy lejos del otro porque él me hizo morir muchas veces. Después de alejarnos me dolió hasta el polvo que producirán mis huesos si decido cremarme.

Me case con el después de dos meses de conocernos nos conocimos en el maldito bar de cervezas baratas, siempre fui una rebelde descontrolada que tomaba la asquerosa cerveza y fumaba, porque siempre pensé que me miraba poderosa. Recuerdo que fui con unas medidas negras rotas y una falda tan corta que no parecía una prenda de vestir sí, no más bien una diminuta hoja que tapaba mi sedienta vagina.

El estaba hablando con otra mujer estaban tocándose y cuando lo vi, creo que solo vi su boca deseosa de besarle a ella, y esos ojos verdes mirándola, me senté enfrente de ellos, y pedí una cerveza después de eso, metí mi cigarrillo en la cerveza, y el me miro un instante, su chica se fue al baño.

Mi alocado sistema, se encendió y lo llame, hasta donde estaba, le dije que no sabía donde estaba el baño, que si podía guiarme, el me vio con sus sexis verdes ojos, y me dijo que lo siguiera cuando estábamos ahí, abrí la puerta de ese baño, lleno de graffiti y le dije que no se fuera, levante mi camisa y le mostré mis desnudos pechos, que eran tan pequeños y con pezones tan grandes, el se quedo viéndolos y entro cerró la puerta, empezó a jalarnos, y me susurro que eran los pechos mas sexys que ha visto, y yo le dije que no los quitara de su boca, nos besamos tanto que nuestras bocas parecían estar juntándose completamente, y que estaban uniéndose para jamás soltarse. No sé cuanto tiempo nuestras bocas estuvieron tan conectadas, solo se que al escuchar los gritos de una mujer, el tipo se fue.

Al abrir los ojos y ver que se iba, me quede atrapada con todas mis emociones, y me senté en la esquina de aquel baño, pensando en todo lo que acababa de pasar, jamás me había sentido tan desconectada de todo de mi alrededor,  jamás me había quedado creando un autentico mundo, en un instante.

Escapar de la realidad estando completamente despierta es algo que solo las destructivas drogas pueden hacerte sentir. Después de unos minutos creo haber reaccionado, y Salí del lugar mientras caminaba, recorría un parque hermoso de otoño estuve pensando todo el camino mientras me dirigía a mi casa, el ese sexy hombre de ojos verdes, yo quería estar con el sentía que debía estar con el, llegue a mi casa, estaba sola mis padres trabajan, muy retirado y era su única hija, ellos nunca estaban, pero me enseñaron a poder hacer las cosas sola, no tenía dinero a veces no tenía ni un solo centavo, siempre pedía para alguna cosas que jamás compre, me Salí de la escuela, entonces iba por la vida haciendo lo que quería y queriendo encontrar, a una persona que me diera alguna luz que me hiciera entender que es lo que debía hacer…

Porque yo sabía lo perdida que estaba sabía que no vivía en la tierra yo sentía que vivía en mi mente todo el tiempo de forma literal.

Después de una semana, regrese aquel bar no se porque, pero tenía mucho miedo me dolía creo que cada partícula, la sangre me recorría por la venas y yo sentía escuchar el ruido que hacía. Quería encontrármelo estaba tan deseosa de verlo.

El estaba en mi ser cuando desayunaba cereales, o miraba desnuda la televisión, pensando en si quería encontrarlo y de alguna manera se quedara con esta alma tan joven, tan prendida en fuego que quería quemarlo, sin que sintiera dolor.  Recorría otra vez aquel parque y los arboles se quedaban cada vez mas sin ninguna hoja, estaba por cruzar la carretera, y mientras los carros pasaban, yo solo pensaba en querer que mi piel estuviera absorbiéndose en la suya.

Me fui con mi cabello negro suelto, no lo peine, no me gustaba hacerlo, iba con mis short tan cortos y flojos, de las piernas, mis piernas siempre han sido delgadas, y tan alineadas. Me puse un suéter enorme era color  rojo, y utiliza el gorro de mi suéter para, que mi cabello no se fuera para mi cara.

Después de cruzar la calle empuje la puerta, y ahí estaba el, yo quise regresarme no sabía que es lo que exactamente estaba haciendo, después me quede ahí parada y él me vio, agarro mi brazo, y de una manera grosera me saco junto con el del lugar, mi brazo dolía y le pregunte que le pasaba, el solo me dijo que caminara, llegamos a un edificio desgastado, me subió junto a la escalera abrió una puerta, en  un cuarto que solo tenía, una cama con sabanas blancas, y un armario con ropa tirada, y sobrantes de cigarrillos, el me tiro a la cama, y empezó a besarme muy descontrolada mente, sus besos me dolían pero al mismo tiempo sentía que los necesitaba, sentía que ese joven hombre estaba violándome, cuando arranco mi ropa, y se arranco la suya, yo solo le decía que me soltara, que me dejara ir, creo que solo dije eso una vez, porque después solo me importo ver su piel tan blanca desasiéndose con la mía, fue tan intenso que  me transforme y sentí estar quemándome con él, cuando nos quedamos acostados y en silencio, el noto el rojo de la sangre, que manchaban sus sabanas.

Yo no había tenido sexo con nadie más, solo me dejaba tocar y besar tan vació de tipos mayores, pero jamás mi vagina había tenido algún contacto directo. Después de eso, el por fin hablo y me dijo, que le diera mi dirección y mi nombre, me dio un marcador, y me dijo que no tenia papel que lo hiciera en su pared, y yo fui la mas obediente y lo hice, manche sus paredes al igual que sus sabanas.

Vi mi teléfono y eran las seis de la tarde aproximadamente. Era un domingo y mi madre aviso de llegar esa día por la noche, me levante me puse mi ropa y Salí del lugar, el solo se quedo viéndome mientras hacía todo eso, y no tuve el tiempo para preguntarle nada, Salí corriendo guardándome en el pecho todo lo que había sucedió, y tatuándome toda la escena en mi mente, solo sentía el deseo de querer llegar a casa, meterme a la tina, y sumergirme en toda esa espuma, y estar ahí desnuda pensando en que era lo que estaba pasándome, y que era lo que iba a suceder que pasaría con ese tipo que me agarro tan fuerte, que pidió mi dirección quería llegar tan rápido para tratar de cuestionarme en paz y encerrada en mi baño.

Esta es la primera parte que publicare en mi blog, porfavor si tienen algo que decir respecto a esta primera parte corta agradecería mucho.

Anuncios

Categorías:Libro 1998

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s