Desnuda en la eternidadūüĆĪ

Fotografía Tomada De Pinterest

Ella estaba desnuda¬† rodeada de verdes paisajes a lo lejos, miraba con profundidad todo aquello que la rodeaba, sab√≠a que ten√≠a que sentirse sola pues no hab√≠a nadie, ning√ļn otro ser humano cerca, ella no se sent√≠a sola, ella sent√≠a paz. Durante la noche pod√≠a ver las estrellas y durante el dia podia ver ese cielo despejado con un azul profundo. Su cuerpo desnudo y su cabello largo era una joya que la hac√≠a diferenciarse de todo lo dem√°s, cuando se ba√Īaba en aquella cascada la luz del sol iluminaba su cuerpo, brillaba. Su belleza es √ļnica aunque ella ni siquiera sab√≠a sobre la belleza humana no pod√≠a compararse con alguien m√°s, no hab√≠a nadie m√°s.

Durante las ma√Īanas se paseaba recolectando frutas, comiendo complacida.¬† Las tardes de lluvia corr√≠a quer√≠a que esas gotas la atraparan, quer√≠a mojarse completamente y la lluvia era suave con ella, parec√≠an estar jugando al sonido de las olas. Los animales no le tenia miedo, ella no les tem√≠a ambos eran salvajes, ninguno se acercaba respetaban su peque√Īo espacio en la tierra, sab√≠an que el respeto era clave para poder explorar cada cent√≠metro de la tierra y dejarla intacta.

Ella es eterna. Sus pensamientos viajan en su mente, parec√≠an no detenerse le gustaba imaginar y le gustaba pensar que llegar√≠a a la luna, no se sent√≠a sola y no quer√≠a explicaciones solo quer√≠a seguir disfrutando de la combinaci√≥n una en cual formaba parte de la naturaleza. Aquellos d√≠as calurosos de verano se lanzaba al oc√©ano azul, pod√≠a respirar bajo el agua a√ļn cuando ella no sab√≠a que era respirar, se sumerg√≠a en el oc√©ano y miraba a los animales marinos, quer√≠a tocarlos pero segu√≠a respetando su espacio. Los d√≠as de invierno eran totalmente blancos, segu√≠a desnuda una humana impermeable, le gustaba tocar la nieve miraba los copos de nieve caer en aquellos pinos, sus d√≠as favoritos eran los primaverales pues le gustaba escuchar el zumbido de las abejas, las aves paseando en los cielos cantando aquellas melod√≠as inspiradoras.

Uno de esos d√≠as eternos escucho a lo lejos unos gritos sonaban como su mismo sonido cuando ella cantaba en aquellas tardes cuando el sol¬† se oculta, sin pensarlo aquella humana que no conoc√≠a del miedo fue a investigar qu√© era lo que pasaba, se dio cuenta entonces que hab√≠an m√°s humanos como ella en ese lugar, no estaban desnudos ten√≠an ropa colorida, ella se empez√≥ a ocultar en unos √°rboles para observarlos, se dio cuenta que los gritos era una especie de juego entre ellos se acerc√≥ pero ellos no reaccionaban parec√≠an ignorarla. Empez√≥ a gritar y ese sonido no parec√≠a alterar aquellos humanos, no sab√≠a lo que pasaba era feliz pero quer√≠a una explicaci√≥n. Los d√≠as siguieron pasando aquellos humanos se hab√≠an ido sin dejar ninguna se√Īal, ninguna en la cual ella pudiera saber porque no la quisieron.

Las estaciones en aquel lugar siguieron pasando y esa mujer eterna ya no bailaba con la lluvia, ya no quería cantar, ya no quería ser parte de la combinación. Ella quería que la vieran, quería sentir formar parte de un grupo. Lo supo cuando vio a los demás. Sus pensamientos seguían en su mente ahora no eran pensamientos viajantes a la luna, eran órdenes estrictas gritándole encontrar a otros humanos. Sus tardes de lluvia se tornaron a llorar, ella también producía gotas, lagrimas que la lluvia se llevaba, los gritos se volvieron a escuchar corrió estaba entusiasmada los humanos habían regresado.

Vio a una mujer alta con un cabello hermoso, estaba de espalda no podía ver su cara, la mujer estaba gritando asustada, los otros humanos eran hombres que estaban empujándola al océano desde un acantilado. La mujer estaba horrorizada, suplicando que no quería morir de esa manera. La joven eterna no comprendía, gritaba: salta, no pasará nada. La joven que estaba gritando dejó de hacerlo parecía que por fin se dada cuenta de la presencia de aquella joven eterna, quien emocionada por ser escuchada gritaba más y más alto. La joven que estaba a punto de caer por el acantilado, levantó sus manos hacia el cielo abrió los ojos y se dejó caer al océano azul, fue ahí  donde la joven eterna vio la cara y se dio cuenta que era ella misma, una brisa helada recorrió su cuerpo y pudo sentir eso, la escena se trataba de su muerte en ese acantilado, su espíritu se volvió eterno.

Ella no quería volver a recordar su vida humana, se dio cuenta que era hora de renunciar a todos esos recuerdos tristes, siguió con sus días felices en aquel paraíso, hubieron días en los cuales volvió a escuchar esos gritos esta vez no fue a buscarse, nunca mas. Ella dijo no, a todas esas veces que los gritos querían desmoronar su paz, fue asi como los gritos desaparecieron para siempre incluso de sus recuerdos. Su espíritu se volvió intacto, siguió formando parte de su mundo perfecto, siguió bailando con la lluvia, respirando el aire del océano uno diferente, uno que la curó.

Porfavor sigue adelante.

Fotografía Tomada De Pinterest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Conectando a %s