Admiro a las buenas personas

Esperanza soñadora te quiero tocar para sentir que funcionas, estoy cansada de la lucha constante me dejas ver el camino luego me retiras a otro que se ve mejor. No puedo seguir caminando en los paisajes cambiantes sin llegar al destino prometido. Sigo encerrada en las misma cuatro paredes que se construyeron a una gran distancia de las anteriores. Nos hablamos con verdad antes de cerrar los ojos, suplique y agradecí por las mismas cosas, no las puedo tocar quiero cerrar los ojos para abrirlos justo en ese momento el cambiante. Vi la verdad en mis ojos creí en los caminos que rápidamente me mostraron, aun no tengo la ruta de como llegar donde estarán los ángeles que prometieron acompañarme.. Es duro salir a perseguir los sueños, el alma quiere morir cuando no ve por ningún lugar la luz de la esperanza.

Fotografía Anna Shvets

Me arroje a la aventura con menos de quince años de edad fue el momento en el cual tome el timón de mi vida, no se puede sentir el tiempo solo los cambios que deja. Me metí al océano de experiencias dejando de hacer cosas que otros querían, la vida ha sido generosa al mostrarme pequeños fragmentos de los sueños convertidos en realidad. Las desviaciones, tragedias, el triste adiós es parte de los cimientos de una construcción necesito un buen Dios para que las paredes estén subiendo tan alto. Se paro de la silla, ya no sigue esperando agarro el tiempo con sus manos heladas para verlo cara a cara y pedirle explicaciones, no tuvo intensiones de responder, el tiempo tiene claro que las palabras no demuestran el cielo ni con el recitar del mas bonito poema. Tomo con la boca su verdad y me sigue dando pequeños recuerdos de un futuro alcanzado, los metió muy fuerte en mi cabeza aun queda de ese combustible para seguir la ruta en dirección a lo alto.

Fotografía Anna Shvets

El invierno me da suaves caricias al despertar, se pone el sol brillante dando su luz sin llevarme al infierno, estoy viviendo en una isla que no tiene ningún océano. Las personas no son originarias del pequeño lugar algunas solo están de visita. Los países se pueden encontrar en las diferentes caras de quien las camina, están aquí por una razón otros se quedaron atrapados en la magia, están los que eligen quedarse por la magia real y los otros que meten magia que vienen de las manos que crearon lo artificial a base de químicos. El girasol que posa en la escena de Van Gogh revivió al regreso de los brazos de quien las amo por primera vez. Las plantas me comunican cambiantes sentimientos, agarre el agua para regarlas mientras les dedicaba unas palabras de amor.

La sonrisa se siente cada vez mas lejana, no dejo ni por un segundo mas encaminar mis sueños a los de otra persona, depende mi encontrar el cielo. El miedo no deja valorar todo lo que se tiene por los pensamientos amenazantes de perdidas. No se pierde lo que nunca se tuvo, es una de las tantas referencias de la muerte. Puedes decidir abrazar lo que crees poseer ahora, crearas recuerdos para eso siempre estuvieron. Se puede ir a dormir a la cama trayendo los sueños aquellos que te mueven a otros escenarios, como es que no viste antes lo que siempre estuvo ahi para dejarse arropar. Alguien me dijo una vez que fuera paciente para poder disfrutar el camino, es lo mas confuso de la vida no saber si vas en la dirección correcta todo merece la confusión cuando te das cuenta de lo que avanzaste. Mis pies tocaron otra vez el lodo, se juro no regresar al lugar que se confundió con el infierno no importo ninguno de los viejos pensamientos, cuando pude ver sus rostros sonreirle al mio.

Fotografía Anne Stevets

Toque el viejo molino que prepara la bebida de los dioses, las montañas estaba intactas no había ningún incendio la contaminación aun no ha llegado ojala los defensores interrumpan su camino para que mi hogar este a salvo. No les lleve ningún recuerdo de la nueva vista que tengo ahora, el viaje surgió de imprevisto no hubo dinero para comprar tesoros. Lo mas valioso para los viejecitos fue poner mi cuerpo en su hogar, eso no tiene comparación con la vanidad. Regresar a lo que un día fue mi único hogar seguro me dio calma, no se cierran las puertas mientras ellos dos tengan vida. No dejaron su templo por ninguna riqueza, defendieron sus tierras hasta que lograron vencer a los impostores, las raíces que echaron en ese lugar viajaron desde el agujero en el cual estaban sumergidos, admiro a las buenas personas porque sin importar los tiempos cambiantes siguen manteniéndose firmes.

Fotografía Anne Shvets

Espero en alguna de las esperanzas perdidas, encontrar el abrazo a todas mis creaciones, me iré de aquí de cualquier lugar en el que este querré moverme no por un vació agradezco estar alejada de cualquier vació, me iré porque tengo que conocer otros lugares, debo tocar los rostros del amor encapsulado buscando meterse para echar raíces en una búsqueda a la confirmación de su sentir. Creo saber con quien tomare el próximo tren, nada es seguro lo único seguro es mi alma metida en este mismo cuerpo. El viaje en el tren puede tornarse a soledad, lo lograre no puedo seguir interrumpiendo los hogares ajenos, aquellos que creen que fueron mi verdad cuando la verdad es que aun sigo en la búsqueda. Me hizo darme cuenta que la lucha es constante, que se puede morir luchando por los sueños se habrán realizado en la búsqueda porque al segundo dos de haberse creído se habrán cumplido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s