Mi muerte cerca del océano

Los veinte soñadores la promesa de limón ¿lo recuerdas? estábamos abrazando la ciudad prometedora aquel octubre con olor a invierno, no se donde te encuentras ahora el otro lado del celular no parece alentador. No puedo correr y ser tu abrigo apenas acabo de terminar de tejer el mio, se que agarramos fuertes las manos mientras nos jurábamos amor eterno, esa mujer esta un poco loca y no quiere actuar pegada al papel que le otorgaste. Lo sabias ángel eso fue lo que te enamoro, no tienes tiempo de ver por la ventana el paisaje cambiante, estas tan ocupado en tu distorsión, quiero que la combinación sea del color que elegiste. Regrese del viaje que me pidió de rodillas abordarlo, no me dio una respuesta las cambio por todas las que no me atrevía a preguntar, me dio paz. Mi pequeña Katheryn en la soledad. En el vuelo de regreso pude ver la cara de hace un año, no se trataba de mi, el otro cuerpo se cambio de ADN 🧬 llevando un pedacito de mi alma, la pude comparar le envié besos de valentía. La cara quería salir por la pequeña ventana. Estaba desesperada la pequeña boca por probar la porquería con otro nombre, el que no se puede mencionar, se trata de un desconocido.

Fotografía Jessica Gaunidoso

Subí a la habitación era de color viejo tenia humedad por los rincones, quería salir corriendo no podía dejarme en la nada después de la sonrisa que finge ser feliz. Se escucho un disparo en el encierro infernal, afuera hace calor, cerro los vidrios para poner el aire acondicionado trajo las llamas a mi cabeza. Vi el arma cerca de mi, sentí su presencia. La muerte estaba saludándome por primera vez, no quise devolverle el saludo, ella sabia que no me tocaba morir ese día; aun así quería darme una pequeña muestra. Se escuchaban las olas del mar podía tocarlas con el sonido en mis oídos. Antes de tocar el cielo se escucho fuerte un disparo que me dejo si escuchar por varios minutos, espera algo se detuvo las caras están puestas en el auto del diablo, estoy aquí encerrada con el, como es que no lo había visto antes. Me sedujo una noche antes, me dijo al teléfono las palabras que quería oír, como pude creer en alguien que murió hace mas de dos décadas. Debo confesar que la vida que fingió haberse imaginado conmigo me pego fuerte en la cara, un golpe directo al corazón que exploto en confeti.

Fotografía Jessica Gaudioso

El hombre que regresaba a casa el domingo cargado de descanso, se quedo inmóvil él sabia que las muertes en ese lugar son el pan de cada día, por desgracia la mente no se puede acostumbrar a la realidad, necesita cerrar los ojos todo el tiempo, quiere huir lejos. No se abrió ninguna ventana para ver el mar, el día que debió convertirse en un atardecer inspirador se torno a muerte, ambos estábamos metiendo a nuestras bocas la gastronomía tropical, no saboree lo que viajo horas para ser probado. Se quedo viéndome por segundos que se convirtieron en minutos, estaba escuchando palabras estúpidas salir de su boca, se atrevió a decirme que la muerte estaba cerca para él cuando estaba conmigo; abrió la boca para darme una sonrisa tan falsa como sus promesas, no se puede drogar la mente con sustancias inventadas. Se jode la memoria con retracciones ubicadas en la materia estática, te fumaste el ego de los que dejaron atrás la vanidad, estas siendo una verdadera mierda.

Fotografía Jessica Gaudioso

La intención de arrancarme la ropa con sus manos era tan clara como el agua en los tiempos alejada de la contaminación, estaba agarrando mis manos besándolas como un hombre verdaderamente enamorado. La conquista tenia como protagonista el dinero, quería alumbrar esas horas con todo aquello que podía comprar. Hablaba sobre sus aprendizajes en la universidad, se le olvido recordar que lo conocí y lo abrace cuando nadie mas creía en él. Alenté sus sueños como una madre que alienta a su hijo en un partido de fútbol, no quiso recordar las tardes de café. La joven bonita que acudía a ver su cara con suaves besos, mientras él decía haber olvidado la cartera cuando tocaba que pagar la cuenta. De verdad el dinero saca la verdadera personalidad, no dio tiempo para contarse las cosas que habían ocurrido todos esos años de lejanía. Él no quiso escuchar la libertad de la reina que posa en los labios de la verdad.

Fotografía Jessica Gaudioso

El disparo me dio fuerte, el alma se represento gritándome decepcionada. Que se supone estaba haciendo con ese hombre, porque dejaba sus labios secos querer tocar los míos. La corriente de un romance no se despertó antes, no lo hará ahora. Las tardes llamando un taxi para ir a su casa no se sentía con amor, solo era una joven queriendo desnudar su cuerpo para lanzarlo a un perro que solo desea comer para saciar el hambre, no se detuvo a ver mis pechos desnudos; la boca suave en mis pezones rosados, él solo agarraba mi cuerpo y lo colocaba en dirección de encestar, se quedaba haciendo tiros al azar durante minutos, mi cara no tenia ninguna expresión ni siquiera de placer, la primera vez que lo sentí fue suficiente para no querer una segunda; aun así regrese varias veces, tenia un afán por querer ser inolvidable para él, me hizo por solo un instante olvidarme de mi y de lo que realmente importaba.

Fotografía Jessica Gaudioso

No puedo culpar al cuerpo estaba joven no era mayor pero tampoco era una niña inocente. Se cerro un capítulo que debía haber sido cerrado hace años. No quiso quedarse encerrada en la habitación, quería ver el mar con los ojos soñadores, se dio cuenta en el momento que toco los colores del atardecer, había muerto la mujer que había despertado en la mañana. Acepto su muerte en el segundo después de encontrar sin ningún sabor el océano resucite en el mismo instante.Gracias por hacerme ver la verdad tan clara. No se puede desesperar el placer, se que quería poner los pies en la arena, no sentiste la gloria abrazándote por haber regresado a casa, te dio la espalda enviándote la amargura que te avisa que cometiste el error del que tantas veces se te advirtió. Dije adiós, por primera vez te di un adiós de verdad.

Fotografía Jessica Gaudioso

No quiero alargar las cosas que no siento por ti. Se regreso del viaje curada de lo que se temía antes, por fin logro comprobarse viéndolo desde las dos caras. Las montañas se hicieron frondosas, abriré mi boca y comeré de un solo bocado el Merendon. Se vino a mi mente las palabras bonitas que me dijiste una vez. Caminando al otro hombre uno inglés, estabas seguro de cambiar Inglaterra por esa hermosa vista ubicada en uno de los países mas pobres del mundo. No regrese para ver los ojos que lloraron por mi, estuve la ultima semana encerrada en una habitación de hotel viendo la vida pasar mientras vomitaba todo lo que dejaba atrás, el tiempo que tome en soledad parecía irreal. Caí en los brazos de lo que creo fue un ángel y fue en ese momento que regrese a tener control de al menos una realidad, los colores verdes fueron agarrados se pusieron en el corazón, no me quiero ir a ningún otro lugar, no lo quiero ahora pero si lo querré mañana, la evolución es inevitable.

Fotografía Nika Akin

La navidad abrazando al amor que me trajo hasta aquí, se desbloqueo un detector de almas, la tuya es hermosa tan inocente como el despertar que aun no llega. Besaste los labios rojos pensando en lo afortunado que eras, me llevaste a esa otra realidad que no puedo controlar, intente dejarme llevar pero no pude hacerlo. Las voces de los desconocidos estaban en lo alto de un recital. Fueron amables los escuche enviarme pensamientos rojos; la mesa era grande solo pocas personas transformándose en los millones corazones que se reúnen en familia para celebrar el nacimiento de un Dios representativo, hace frío de regreso a casa quiero abrazar el cuerpo que se me dio para la compañía, se le olvido que temblaba se quedo profundamente dormido en el asiento de pasajero, no quise hacer comparaciones no me gusta llevarlo a ese punto. Fui inevitable no traer a la mente la escena diferente, estaba arropando mi piel desde sus pensamientos se que moría viendo las luces en el árbol decorativo, jugando algo para lo que esta muy grande. Reflejando un poco de cielo desde su infierno en llamas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s